sábado, 19 de noviembre de 2011

CONSTELACIONES FAMILIARES


¿Qué son las CONSTELACIONES FAMILIARES?

Las Constelaciones familiares son una forma de terapia focal, atemporal y transgeneracional, de efecto profundo y a la vez sutil.
Bert Hellinger crea esta herramienta terapéutica a partir de su propia formación que incluye la teología, pedagogía y filosofía, y posteriormente el psicoanálisis, el análisis transaccional, la terapia gestalt, la hipnosis ericksoniana, la terapia del grito primal, la PNL y la terapia sistémica familiar, etc., mas su profunda experiencia de convivencia con los zulúes durante 17 años.
Lo que Hellinger descubre son los “Ordenes del Amor” que rigen en todos los sistemas familiares, y que si no son tenidos en cuenta, pueden generar diferentes trastornos y enfermedades tanto psíquicas como físicas.
A través de las Constelaciones Familiares se nos muestra cuáles son las dinámicas familiares en las que estamos inmersos. Se trata de “sacar a la luz” lo que está oculto, ver si hay desórdenes y, si el alma familiar lo permite, procurar una solución.

¿Para qué sirven?

Las Constelaciones Familiares sirven para abordar aquellas temáticas que no pueden comprenderse ni resolverse por la sola voluntad personal.
Por medio de las Constelaciones Familiares podemos descubrir que ciertos problemas recurrentes, destinos difíciles o trágicos, fracasos o frustraciones constantes, enfermedades, tendencias autodestructivas, etc., tienen relación con temas familiares por varias generaciones, o con identificaciones inconscientes o con “lealtades invisibles” hacia otros miembros de la familia. Por ej.: en donde un hermano murió de niño, los otros hermanos no se permiten la felicidad y hasta la sabotean si la encuentran (ese es un caso típico de lo que Hellinger llama “amor ciego”).

¿Qué temas trabajar?

Temas de salud física y mental, personales y de pareja, de hijos con problemas difíciles, de trabajo y vocación, etc.…Temas que ya hemos intentado resolver por otros medios y no lo hemos logrado.


La manera de trabajar

En un grupo que se reúne por una única vez. El trabajo se da en diferentes niveles: el que constela, los representantes, los participantes y los coordinadores…todos, de alguna manera, trabajan.
La persona que desea “constelar” un tema, elige dentro del grupo de participantes, representantes para personas de su familia, que el coordinador le indique. Los representantes, si acceden a ser elegidos, no “actúan” sino que simplemente ocupan un lugar y se dejan llevar por lo que sienten, respondiendo a las preguntas del coordinador.
Lo que los representantes sienten es lo que tomamos como indicadores para ver la verdadera situación, y son sus movimientos los que nos llevan a una imagen de solución.

"Los campos mórficos"

Una posible explicación científica de lo que sucede en las constelaciones familiares, sería el concepto de "Campos mórficos" y "Resonancia mórfica" de Rupert Sheldrake, del cual citamos a continuación, un párrafo de su libro: "LA PRESENCIA DEL PASADO" ­
Ed. Kairós.

"Los campos mórficos, como los campos conocidos de la física, son regiones no materiales de influencia que actúan a través del tiempo y del espacio. Se localizan tanto en los sistemas que organizan como a su alrededor. Cuando un sistema organizado deja de existir, como cuando un átomo se divide, un copo de nieve se derrite o un animal muere, su campo organizativo desaparece de aquel lugar. Pero en otro sentido, los campos mórficos no desaparecen: son patrones organizativos de influencia potenciales, y pueden volver a aparecer físicamente en otro tiempo y lugar, en el momento y lugar en que las condiciones físicas sean las adecuadas. Cuando vuelven a aparecer contienen en ellos mismos un recuerdo de sus existencias físicas anteriores."

BIOGRAFÍA DE BERT HELLINGER*

*Del libro: "LA RECONCILIACION CON EL ORIGEN Y EL DESTINO"
de Graciela Lauro
Ed.: Omeba

“Bert Hellinger es una persona que cautiva y conmueve porque sabe poner en un primer plano los temas fundamentales de la existencia de cada uno, como por ejemplo la pertenencia a la red familiar, el amor en el vinculo, el éxito o el fracaso en nuestras relaciones, la conformidad con el destino, o la aceptación del carácter efímero de su vida”, afirma el psiquiatra terapeuta sistémico Gunthard Weber, muy allegado a Hellinger y gran difusor de su método.
Además de distinguirse por su obra – conocida en todo el mundo – Hellinger, un octogenario de mirada calma, alberga una historia novelable.

Era un pequeño niño de ocho años cuando Adolfo Hitler detentaba un poder omnímodo en Alemania, sin embargo, las creencias religiosas de su familia lo inmunizaron contra los antivalores del nacional socialismo. De joven fue rotulado por la Gestapo como “sospechoso de ser enemigo de la gente”, por no asistir a las reuniones de la Organización de Hitler para la Juventud y por participar en un grupo católico ilegal. Con apenas 17 años se alistó como soldado pero, al poco tiempo, fue capturado por los aliados.

Tres años después ingresó en una orden católica y se dedicó al estudió y la contemplación. Más tarde fue designado misionero en Sudáfrica, donde se desempeñó como sacerdote en una parroquia y director de una escuela. Su trabajo con los zulúes no sólo le permitió acceder al conocimiento de su lenguaje y de sus costumbres sino a un enfoque diferente de las relaciones familiares. En África también tomó contacto con un tipo de Dinámica de Grupo – la angloamericana – diferente a la que se practicaba en Alemania, ya que la formación se centraba fundamentalmente en la práctica. En general, esta experiencia de transculturación amplió su perspectiva y le permitió encontrar semejanzas dentro de la diversidad.

Cuando tenía 45 años abandonó la orden religiosa, tras 25 años de ejercicio, muy agradecido por lo que había recibido pero con la idea de que se había cerrado un ciclo. Entonces volvió a Alemania y comenzó a estudiar psicoanálisis en Viena, donde conoció a su esposa Herta, con quien permaneció casado durante muchos años sin tener hijos.

El psicoanálisis fue una de sus mayores influencias, junto con la religión y el modo de conocer que propicia la fenomenología. Tras leer completo a Freud, comenzó a interesarse por Arthur Janov, con quien estudió durante nueve meses en Estados Unidos, aplicando durante mucho tiempo la Terapia Primal. Luego se produjo su ruptura con el psicoanálisis. Infatigable, Hellinger continúo incorporando herramientas terapéuticas, adquiriendo una gran habilidad en la psicoterapia basada en el cuerpo. Se especializo en Terapia Gestáltica con Ruth Cohn y Hilarion Petzold. Eric Berne lo introdujo en el Análisis Transaccional, al cual posteriormente dió un enfoque sistémico, descubriendo que los guiones que actúan las personas se disuelven junto con la identificación que los promueven. De Ivan Boszormenyi-Nagy tomó los conceptos de “lealtades ocultas” que existen en las familias y el de la necesidad de mantener un equilibrio mediante leyes que regulan “el dar y el recibir”. Se capacitó en terapia familiar con Ruth McClendon y Leslie Kadis y a partir de ahí fue moldeando la terapéutica sistémica que luego denomino Constelaciones Familiares.

Entre otros impulsos que Hellinger reconoce aparecen Jay Haley, a través de su artículo El triángulo perverso, que le permitió acceder a la importancia del sistema de jerarquías que rige en las familias; Thea Schönfelder, en el área de terapia familiar; Milton Erickson, por su entrenamiento en Hipnoterapia y Programación Neurolingüistica (PNL) (1) y Frank Farelli, con su terapia provocativa.
Hellinger, no sólo posee formación teológica sino también pedagógica y filosófica. Entre los pensadores que más respeta figuran Martín Heidegger, Heráclito, Lao Tse y Confucio. En poesía, sus preferencias se orientan hacia el escritor Rainer Maria Rilke y en lo musical, su compositor favorito es Richard Wagner.

Sin la teoría y sin los años de práctica, Hellinger no hubiera podido desarrollar el método de lasConstelaciones Familiares, sin embargo, si fuera posible reducir a un solo hecho lo que las hizo surgir, éste sería la respuesta a una sencilla pregunta que le formularon mientras era maestro en Sudáfrica: ´¿Qué es más importante para ti, tus ideales o la gente? ¿Cuál sacrificarías? (2). Pasó una noche sin dormir, pensando en la opción que más resonaba en su interior. ´Esa pregunta cambió mi vida porque la orientación fundamental hacia la gente ha guiado todo mi trabajo desde entonces´ (3) , subraya.

Su método, además de constituir un verdadero modelo de integración, es el resultado de no haber aceptado ciegamente ninguna teoría o dogma y de haber confiado siempre en el camino que le indicaba su propia alma. “Las constelaciones familiares no provienen de mí, son un regalo, un movimiento que ha tomado posesión de mí y luego ha tocado a otros. Este movimiento es parte de algo más grande. Las Constelaciones Familiares y lo que las acompaña están al servicio de un amor grande que comienza en nuestro corazón y que une aquello que antes estaba separado”. Con está humilde reflexión, que resume décadas de intenso trabajo, Hellinger inició su tercera conferencia pública en Buenos Aires, en Agosto 2005.

El camino que condujo a Bert Hellinger a crear su método de Constelaciones Familiares

  • Principios de la religión católica y la meditación
  • Fenomenología filosófica
  • Dinámica grupal
  • Transculturación
  • Psicoanálisis
  • Terapia primal
  • Terapia gestáltica
  • Análisis Transaccional
  • Conceptos de boszormenyi-nagy
  • Terapia sistémica familiar
  • Concepto de jerarquía familiar
  • Hipnoterapia
  • Programación Neurolingüistica
  • Terapia provocativa


UN MUNDO QUE CONSTELA

Desde que, en 1988, la terapia familiar sistémica de Bert Hellinger comenzó a ocupar un lugar importante en la sociedad europea, el terapeuta ha recorrido distintas partes del planeta para divulgar su método a través de talleres, seminarios, conferencias y congresos internacionales.

La efectividad de la técnica de las Constelaciones Familiares facilitó su extensión por América, especialmente en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, México, Nicaragua, Perú, Paraguay, Uruguay y Venezuela. En otras latitudes, ha logrado penetrar sociedades como la china y japonesa, demostrando la universalidad de los “Órdenes del Amor”.