jueves, 22 de julio de 2010

Naad Yoga


Naad Yoga


El Naad o Nada Yoga es una de las disciplinas y prácticas más antiguas. En la historia del Yoga, el Mantram ha sido la “llave” de acceso a la mente y el camino más directo hacia la iluminación. El Mantra, el canto, la música y, en general, la utilización de los sonidos han estado encaminados al restablecimiento del equilibrio y la armonía en el cuerpo, la mente y el espíritu. En todos los casos se reconoce como una potente herramienta para el desarrollo de la vida espiritual. Moviliza las fuerzas vitales, concentra los recursos del cuerpo para desbloquear y hacer fluir libremente la energía psicofísica fundamental y facilita el acceso al interior del ser humano procurándole quietud, fortaleza y seguridad; aspectos esenciales para una vida cuya dirección es un "Proyecto de Realidad" dentro de un camino de crecimiento interior.Físicamente, el sonido debe entenderse como vibración. El concepto de sonido va unido, en el caso del ser humano, al sentido del oído capaz de percibirlo. El oído humano solo puede percibir vibraciones en un campo de frecuencia entre 16 Hz y 16 KHz lo que quiere decir que cualquier vibración por debajo o por encima de esta frecuencia quedan fuera de nuestra capacidad auditiva. Se trata de los sonidos llamados infra o ultrasonidos. Como ha demostrado la comunidad científica, todo está formado de átomos cuyo contenido son partículas u ondas en continua vibración, así que todo, absolutamente todo, es sonido vibrando en una u otra frecuencia. Es más, la vibración es una constante en el ambiente que nos rodea puesto que basta que un cuerpo (por infinitamente pequeño o grande que sea) se toque o se mueva en un determinado fluido o medio para que, automáticamente, ese roce o deslizamiento haga nacer un sonido. Este fenómeno hace que cada objeto posea una peculiar característica sonora derivada de la unidad de su estructura física y, en base a esto, todo el planeta y todo el cosmos es y genera un sonido.El uso apropiado del sonido remueve los bloqueos energéticos negativos convirtiéndolos en positivos de tal manera que actúa sobre puntos particulares del cuerpo físico y psíquico facilitando el desarrollo de la creatividad, la sanación y el aprendizaje sobre uno mismo. Las vibraciones sonoras actúan sobre el movimiento del Prana (energía vital) redistribuyendo, consecuentemente, la energía. Nuestros ritmos naturales (ritmos basados siempre en el sonido), diferentes en cada individuo, permiten adecuar cada actividad a un determinado estado de reposo, relajación y fluidez que favorece la resistencia física y la lucidez mental. Incluso algunas técnicas ritmofonéticas inducen, con el tiempo, una activación neurosensorial que incrementa la atención, la concentración y la memoria. Basta pensar que el oído es responsable del equilibrio y la orientación en el espacio para intuir la importancia que puede llegar a tener el desarrollo de determinadas técnicas vibracionales. El trabajo con los Mantras y el sonido han sido utilizados en la tradición yóguica para ayudar al progresivo desarrollo de la fuerza mental y a la distribución de la energía para favorecer el alineamiento del cuerpo. Los sonidos armónicos favorecen la circulación de la sangre, actúan sobre la estructura muscular y ósea, retrasan el proceso de envejecimiento de las células y aseguran una protección especial a nivel físico y mental.El poder del sonido, sus efectos sobre las emociones, su fuerza terapéutica y, sobre todo, su apoyo en la vía espiritual han sido siempre puestos de manifiesto por las culturas y civilizaciones antiguas de todas las partes del mundo. Sin duda, la cultura que más ha conservado los tesoros del sonido y la música ha sido la India. Los seres humanos hemos ido alejándonos poco a poco de la vibración armónica que está al origen de nuestra existencia, no solo a nivel macrocósmico sino también a nivel individual. Desde hace siglos, en la India hay todo un compendio teórico musical sobre el uso de los sonidos, las melodías y los ritmos. Estos van unidos a las estaciones, a los horarios, al día o la noche, al estado físico y psíquico y, en fin, a todas las circunstancias de la vida de una persona y de la naturaleza. La práctica del Nada Yoga está sólidamente fundamentada en este sistema de profunda conexión con la realidad.
LOS MANTRAS
Las cincuenta letras (varna) del alfabeto sánscrito que en cierto modo representan el cuerpo de kundalini, se llaman "matrices" (mâtrikâ) —término que también puede significar "pequeñas madres”. Ellas son los “úteros” de todos los sonidos que constituyen el idioma y se incluyen en el sonido sutil (nada). Estas letras no sólo producen palabras sagradas sino también los sagrados sonidos denominados mantras. Un mantra pueden consistir en una sola letra, una sílaba, una palabra o incluso una frase entera.
La palabra Mantra está formada por dos partículas: Man que significa “mente” y Tra que significa “a través de”. Su significado alude a un canto o recitación para atravesar el mar (muchas veces borrascoso) de la mente. En ese desconocido mar que conforma nuestra mente, estamos acostumbrados a “nadar” solo en la superficie y nos movemos, únicamente, con el vai-ven de las olas y hacia donde éstas nos empujen; los pensamientos nos llevan de un lado a otro por inercia y nos hacen vivir una vida que pasa alocadamente, sin tener la oportunidad de estar y sentirnos presentes para vivirla con plena conciencia. En lo más profundo de ese inmenso mar residen, verdaderamente, nuestros mayores conflictos, los miedos, las ansiedades… pero también ahí residen nuestros mejores recursos para desarrollar la habilidad del control sobre los pensamientos, las emociones, la negatividad y todo aquello que hace de nuestra vida una cadena de sufrimiento. El Mantra Yoga puede considerarse una herramienta para “viajar” o “atravesar” esas aguas mentales y llegar a sus profundidades.Los mantras emplean los mismos canales subliminales que la música y los anuncios publicitarios, aunque con intenciones mucho más benéficas.No es necesario intelectualizar el "significado" o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo sonoro funcionará en el plano incosnciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes. De hecho, parte de la magia del mantra consiste en que no se debe reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos la unidad subyacente.USO DE LOS MANTRAS El mantra debe ser pronunciado muy cuidadosamente y tal como se escribe (a excepción de la letra H, la cual se pronuncia como una J enHare). Después de nuestros ejercicios, debemos sentarnos durante cinco minutos y repetir el mantra en voz suficientemente alta para quenosotros podamos escuchar. Debemos repetir el mismo mantra una y otra vez. Deje que su mente se bañe en la vibración purificadora queemana del mantra. Olvídese de todas las demás cosas. Relájese y respire la atmósfera milenaria de culturas ancestrales..La meditación tiene otra gran ventaja, pues usted puede practicarla en cualquier parte y a cualquier hora del día: viajando en el bus o dentrode un avión, cuando disponga sólo de cinco minutos, o cuando esté aburrido por algo o alguien.